En los negocios no hay familia

Para Raquel era evidente que su hermano Pablo no estaba siendo honesto en el manejo del dinero de su mamá. Sin tener ingresos Pablo gastaba sin control, llevando una vida de lujos y placeres. Por recomendación de un amigo Raquel solicitó una libertad de gravamen de las propiedades de su mamá y descubrió que los tres inmuebles que su mamá tenía en la ciudad de Rivas estaban ahora a nombre de su hermano Pablo.

Iniciamos contra Pablo y el Notario una acción de nulidad de instrumento público y cancelación de asientos registrales, pues la madre de Raquel y de Pablo no había firmado las escrituras de trasferencia de propiedades, de hecho no podía hacerlo por falta de capacidad.

Mientras se ventilaba la demanda Pablo vendió las propiedades a un tercero y aunque se había anotado la demanda Pablo entregó la posesión de las propiedades y el tercero inició construcción.

No se logró ni detener la construcción ni desalojar a los terceros, pero a través de una negociación el tercero aceptó pagarle una indemnización razonable a Raquel y su mamá, a cambio de retirar la demanda y levantar la anotación, saliéndose con la suya el padre Pablo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *